Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 noviembre 2013 4 21 /11 /noviembre /2013 08:01

El término "raro" nunca me ha gustado cuando, realmente, está referido a una persona "diferente". "Diferente" tiene unas connotaciones menos excluyentes, algo más cálidas.

Cuando te catalogan de "raro", la percepción hace que te sientas fuera de cualquier contexto social. Porque "raro" no es especial, no es distinto, no es genuino o único. Raro es aquel que tiene comportamientos inadecuados, sean los que sean y que no concuerdan con lo que se espera dentro del maravilloso mundo de la normalidad.

Pero, ¿qué es ser "normal"?. Supongo que seguir lo que la historia y la sociedad impone para no causar demasiados problemas. Estudias, trabajas, tienes un novio, te casas, tienes hijos, hijos con hijos y "the end". Sin embargo, cuando te sales de ese camino imaginario y muchas veces difícil de ver o incluso incómodo de seguir, eres "raro" y, hagas lo que hagas, con la intencionalidad que lo hagas o sin ella, va a estar mal visto. Y, amigo mío, la opinión del resto del mundo pesa tanto que, si pudieramos, viviriamos en una casa de cristal para que todo el mundo viera lo felices que somos, lo bonita que la tenemos o lo que incluimos para ganar al de al lado. Competencia material es algo que no me ha llamado nunca la atención.

En cualquier caso, lo que tengo muy claro es que ese ser "raro", también tiene sentimientos, también usa la lógica y también se emociona. Y de ahi el título del artículo, el rapto emocional, un término como muy psicológico pero cuyo sentido explica muchas cosas.

Las posibles similitudes con el mundo del perro siempre me han gustado. Un perro que, en una situación determinada, entra en la fase de rapto emocional, es un perro descontrolado, un perro que no sabe lo que tiene que hacer y que lo único que realiza son aquellas conductas que trae de serie, aquellas que lleva preprogramadas en su propia genética. Por ejemplo, un perro con miedo a otros perros (porque si, señores, los perros sienten y piensan...como perros, pero lo hacen), cuando entra en rapto emocional ante la presencia de otro de su especie, solamente puede hacer tres cosas que le vienen marcadas de fábrica: huir, agredir o agazaparse (que en sentido estricto me parece otra forma de huida, como cuando te ponías el trapo en la cabeza de pequeño y así te escondías). No entiende qué le ocurre, solo reacciona.

Saber que antes de esa etapa, hay otras que puede ir pasando o no, pero que cuando entra en esta, ya no hay mucho más que hacer, se le cierra el enfoque perceptivo de la realidad y actúa casi, casi, como un robot.

Y me da por pensar en aquellos "raros" que es posible que ante una situación que le genera una emoción determinada, van pasando por las distintas fases antes de llegar a esa de rapto que les desubica y desarma impunemente.

¿Diferencia entre el "raro" y el "no raro"?, que el raro, por incomprensión, por falta de cariño, por falta de interés, por no implicarse con lo que siente y le gusta, por hacerle creer constantemente que está confundido, por no dejarle expresar sus sentimientos (porque si señores, que los "raros", al igual que los perros, sienten y piensan), por machacarles hasta la extenuación para que vuelvan a un redil del que han huido desde siempre, por no tener en cuenta sus habilidades (que también tienen), por intentar demostrar todo lo raros que son por encima del resto del mundo, por no tener tiempo para que expongan su punto de vista, por etiquetarles sin piedad, por castigarles casi sin abrir la boca, por permitir una exclusión que no han deseado jamás, por ser impermeables a sus latidos, por no querer o no saber ver más allá de su "rareza", por no sentarse a escucharles ni tan siquiera un minuto...y por un sinfín de razones, a cada cual más dolorosa, el "raro" vive en un continuo estado de rapto emocional y, lo más humillante y desmotivante, es que al final, se acostumbran y creen que ese es el sitio en el que tienen que morar para poder ser aceptados tanto ellos como sus sueños, sensaciones y palabras.

No me gusta el término "raro", pero amo, por encima de todo, la diferencia. Sin ella, ¿en qué mundo viviriamos?.

Besos y nieve.

 

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Kora
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de kora-opina
  • El blog de kora-opina
  • : "Porque quien no inventa, no vive"(A.M.M.)...y, en muchas ocasiones, vivo para inventar o invento una vida.
  • Contacto

Cuentos Y Demás...

Micro Relatos