Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 noviembre 2013 2 26 /11 /noviembre /2013 07:49

Le gustaba apurar las esquinas del fondo del yogur hasta dejarlo vacío. Pero ese día lo hacía con relativa desgana.

De fondo, las noticias le informaban de atrocidades que, en un día señalado, tomaban más protagonismo que el resto de las jornadas.

¿Sería posible que nos hubieramos acostumbrado a ese tipo de mensajes?, se sintió morir. ¿Cómo podía estar acomodada en su sofá, en una noche fría, heladora, estremecedora, sin apenas inmutarse de la cantidad de datos que vomitaba la televisión?.

Levantó la vista y sólo percibió velas. Velas por esas almas que habían pasado a otro lugar sin mediar palabra y, sobre todo, sin haberles preguntado.

Un escalofrío le recorrió el cuerpo entero, entumecido de la actividad de ese día. ¿Tendría ella una vela de esas?.

Sacudió la cabeza con energía como si ese pensamiento fuera el típico mosquito que amenaza con chuparte hasta la última gota de sangre.

Dejó el envase del yogur en la mesa y se echó la mantita por encima buscando un poco más de calor.

Mirando al techo, pensó de nuevo en esas velas, en las que la llama debería estar encendida de por vida porque eso es lo único que tendrían aquellas mujeres. Un recuerdo de fuego. Y fuego fue lo que comenzó a percibir a su alrededor. Fuego por los límites, las prohibiciones, las condiciones sin sentido, los oidos sordos, el no llevar nunca la razón, la soledad tras la fuga, la soledad a su lado, la gélida sensación de abandono, la orfandad tras los gritos, tras hacerse grande, tras convertir tu voluntad en un títere sin cabeza (tu cabeza no importa mucho en estas lides), por la culpabilidad velada o manifiesta, dependiendo del día, por hacer todo mal, por no saber hacer, por no querer hacer, por las lágrimas que caen sin ser recogidas, lágrimas escondidas tras un lamento que se atasca a la altura de la garganta, por destruir tus sueños, por hacer una bolita de tus ilusiones y tirarla a la basura, por arrancarte el corazón de cuajo, por sentir miedo (que es de lo peor), por andar de puntillas por la vida, vivir al borde de un abismo profundo, hondo, inquietante, por las noches sin dormir, por las noches durmiendo fuera de tu cama, por no poder mirar dentro cuando tienes las puertas abiertas, por confiar en que la muñeca va a estar siempre donde tú la has dejado, por las risas ante tu desesperante forma de agarrarte al último vagón, por la supremacía del que se sabe más fuerte, por el cobijo de un rincón cualquiera. Fuego, ira y una humillación que, aún debajo de aquella mantita en esa noche de hielo y estrellas, decidió que el último golpe sería el suyo sobre la mesa.

Y sopló, sopló con tantas fuerzas que, en un dulce tambaleo, su vela dejó de alumbrar.

P.D. Ánimo, hay mucha gente ayudando y un mundo lleno de experiencias ahí fuera, detrás de los golpes.

 

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Kora
Comenta este artículo

Comentarios

Kora 11/26/2013 08:55

Ojalá sirviera de algo...como es difícil, lo único que se pueden hacer son pequeñas guerras desde el interior y, al menos, te quedas vacía para poder comenzar a rellenar con buenos
sentimientos.
Gracias por tus palabras, Betty.

Betty 11/26/2013 08:53

Bonito homenaje, que sirva para que todas las mujeres respiren ondo muy ondo y soplen con toda su fuerza apagando cualquier rescoldo machista de los que hoy aun nos acompañan ...

Presentación

  • : El blog de kora-opina
  • El blog de kora-opina
  • : "Porque quien no inventa, no vive"(A.M.M.)...y, en muchas ocasiones, vivo para inventar o invento una vida.
  • Contacto

Cuentos Y Demás...

Micro Relatos