Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 abril 2013 5 19 /04 /abril /2013 08:00

Si se miraba los pies, podría marearse, a pesar de estar comodamente sentada en el sofá de su casa.

El sonido del reloj pautaba los segundos que el silencio utilizaba para llenarlo todo con su presencia. Silencio que no sabía muy bien como gestionar, pero que su lado práctico logró amortiguar con la idea de amoldarse a él.

Miró el teléfono para comprobar si al otro lado alguien se había planteado decirle algo, del modo que sea. Pero no, la lucecita de las sorpresas se hallaba apagada. Ni una vibración, ni un tono.

Subió las piernas hasta hacerse un rosco con su propio cuerpo y comenzó a divagar con la mirada fija en aquella figura de estilo africano que había comprado en una tienda de muebles tras una discusión medio acalorada acerca de la poca conveniencia de la escultura en cuestión.

El vacío, pensó, qué mal se vive con vacíos!!!!.

Todas y cada una de las personas que habían pasado por su vida, habían adquirido un hueco en su alma. De lo grande que era, en ocasiones se asustaba porque albergar a tanta gente y algún que otro personaje, solamente puede provenir de alguien elástico y flexible emocionalmente hablando.

Bien es verdad que la rotación de huecos también sucedía con determinada frecuencia. Se iban unos y venían otros, sin una periodicidad, sin un control exhaustivo. Pasaban, se quedaban, se alejaban, se les guardaba el espacio, etc.

Y aunque la dinámica le mantenía viva, no era menos cierto que el momento de dejar un hueco vacío por voluntad del ocupante, le seguía pareciendo doloroso. Si alguien había morado ahi, por poco tiempo que fuera, para ella ya era, cuanto menos, significativo. Y ese abandono no lo asimilaba con la misma rapidez que las bienvenidas (que solían ser con toda la fiesta y pompa del mundo).

Al final, de tanto sentir, se agotaba; momento que usaba para hacer recuento y valorar si esa huída era o no beneficiosa.

Normalmente, solían beneficiarle o así lo intentaba maquillar ella. Pero la fuga, el simple hecho de no querer utilizar ese hueco de sus entrañas, ya le parecía desgarrador.

Se tumbó adquiriendo una posición algo más cómoda y cerró los ojos para darles un descanso y para tener la oscuridad voluntaria suficiente para calmar el torbellino de imágenes y pensamientos que se agolpaban como locos en su cabeza.

Respiró profundo adaptándose un poquito más a los pliegues de la manta del sofá y permitió que la laxitud de ese instante, se apoderara de ella con total libertad.

Segundos de reflexión alocada, de dejar la compuerta abierta al libre albedrío de sus conexiones neuronales, caer en el desahogo y mareo de toda una vida comprimida en alguna parte de su cerebro.

Solo fueron unos segundos tras los cuales, comenzó a ordenar las piezas del puzle, a ir encajando cada sensación en su sitio y a darse un toque en la espalda para rehacerse cuanto antes mejor.

Aquel abandono ya se había producido, solo restaba limpiar la estancia vacía, pasar el duelo y dar un paso adelante para seguir su camino.

Cogió aire de nuevo, se incorporó lentamente y sonrió a su dispositivo móvil porque aunque el abandono se había producido, tenía que limpiar la estancia vacía, pasar el duelo y caminar, sabía que ya no estaba sola. La lucecita de las sorpresas parpadeaba fulgurante queriendo darle un mensaje de calor y proximidad.

Compartir este post

Repost 0
Published by Kora
Comenta este artículo

Comentarios

Flora 04/22/2013 21:51

Muchas gracias mi querida Kora... Y, no solamente seguiré tu consejo, sino que además te digo (con tu permiso y todo mi cariño) igualmente en todo lo que me dices a mí, preciosa y excepcional
persona, amiga... Besos.

Kora 04/22/2013 08:44

Tu hueco en mi, querida gatita, es eterno...salvo que tú decidas no morar en él, tu hueco es tuyo de por vida.
Muchos besitos y miraté al espejo más a menudo, verás algo excepcional (estoy convencida). Si quieres encontrar algo bueno, búscalo en ti misma.
Muas.

Flora 04/19/2013 22:18

Hola, qué tal, Koralinda... Esto que cuentas, es así, pasa.Pero yo no lo llamaría abandono. Aunque es cierto que nos solemos sentir abandonados en ocasiones. No entendemos algo y sentimos abandono,
pero es eso, un sentimiento íntimo... Se dan cambios y si no nos gustan, lo llevamos mal. Cuando el cambio nos gusta, nos sentimos bien y el sentimiento es de dicha... Es como lo del calor y el
frío, las estaciones y todo lo demás... Yo me miro al espejo y si me paro un poco observo que hubo cambios, y puede que algunos no me gusten demasiado, pero si miro profundamente o más hondo, me
siento mejor conmigo misma... Y, si me dieran a elegir no volvería a los veinte años (ni una hora)me necesito más como me siento hoy por hoy...
Tuve un blog con esta entrada o lema:
El orden de las cosas... El valor, la grandeza o pequeñez de cada una, lo damos o quitamos nosotros: Así pues, todo orden es relativo... las cosas son como pasajeros que suben y bajan según las
estaciones.

¿Comprendes?

Puede que no nos parezca así, puede que sintamos que son las cosas o las otras personas las que entran y salen de nuestra vida cuando y como quieren, pero no lo creo, al menos somos partícipes al
cincuenta por ciento del vaiven de esas olas, mi niña. Además, el acto de compartir y relacionarse trae inevitables cambios en nosotros y en los demás...
En cualquier caso, sí te pediría que no se te ocurra buscar nuevos habitantes para mi lugar en tu corazón, porque soy una ocupa de las que no se suelen marchar, persisto en el tiempo y el lugar,
aunque a veces parezca que no existo porque no hago mucho ruído (soy algo felina)... Pero créeme, tenemos un lugar común y hermoso (compartido) Gracias
Feliz fin de semana y un fuerte abrazo, amiga del alma...

Presentación

  • : El blog de kora-opina
  • El blog de kora-opina
  • : "Porque quien no inventa, no vive"(A.M.M.)...y, en muchas ocasiones, vivo para inventar o invento una vida.
  • Contacto

Cuentos Y Demás...

Micro Relatos