Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 abril 2013 5 12 /04 /abril /2013 07:40

Desde pequeña. tenía muchas cosas metidas en esa cabeza que funcionaba con un bioritmo distinto al del resto de los mortales. Ideales de los que se tuvo que ir despojando a medida que la vida le iba interpretando las situaciones de una forma bien distinta. No fue fácil en ninguna de esas ocasiones tener que desmitificar su mundo de caramelo y algodón dulce para acoplarse a la realidad que le rodeaba.

Muchos años después, seguía viviendo este tipo de aprietos.

Como cada noche, recogía los pedazos de su alma, rota a base de hostilidad en el seno de su propia casa. Con el sueño, llegaba el pegamento que otra vez recomponía aquella etérea figura para intentar avanzar al día siguiente. Pero a lo largo de aquellas jornadas, aquel pegamento era insuficiente y, de nuevo, como cada noche, apilaba esos pedazos para recomponerlos en su fábrica de los sueños.

Aquella noche en especial, mientras realizaba esa labor tan dolorosa, se dió cuenta de que había sinsentidos que todavía no lograba asimilar. ¿Puede sonar el silencio?.

Si, puede sonar. Y puede sonar a muchas cosas. Puede sonar a reproche, a violencia, a carga injusta, a soledad, a calvario, a martirio, a secretos inconfesables, a tensión, a brutalidad, a palos de ciego, a incomprensión, a trapos sucios, a recuerdos con filos de navaja, a suspiros ahogados y presión en el pecho.

Pedazo a pedazo se dio cuenta de la música que sonaba y lloró. Lloró su desdicha, lloró no poder cambiar el curso de las cosas para que esa melodía desapareciera de sus cuatro paredes, lloró frustrada por un nuevo ideal que se volatiliza.

Trocito a trocito fue empequeñeciendo por momentos y asi, pequeñita, se debilitaba, se esfumaba, se evaporaba como si fuera la partícula más insignificante del mundo.

Recopilados aquellos cachitos de alma, se fue a la cama de sábanas de algodón y plumas abrigonas. Aquella que le albergaba cada noche y le acariciaba mientras dormía prometiendo que, pase lo que pase, el día siguiente iba a ser mucho mejor que el anterior...tampoco era muy difícil, por eso conseguía tranquilizarse y olvidar, destrozada de dolor por los nuevos descubrimientos pero, a la vez, fortalecida por poder vivir en el privilegio de ver la vida cambiar.

Poco a poco, aquellas notas iban desapareciendo para dar paso a otra partitura bien distinta: la de la esperanza.

Compartir este post

Repost 0
Published by Kora
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de kora-opina
  • El blog de kora-opina
  • : "Porque quien no inventa, no vive"(A.M.M.)...y, en muchas ocasiones, vivo para inventar o invento una vida.
  • Contacto

Cuentos Y Demás...

Micro Relatos