Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 junio 2013 1 24 /06 /junio /2013 07:58

¿Cuál es el límite de resistencia ante un envite dialécitco inesperado?. La pregunta quedó suspendida tras aquella batalla campal verbal que le había dejado más que tocada.

Mientras regresaba a casa tras un día de calor, sudor y gentío, no lograba encontrar la manera de hacer frente al acuse constante por parte de su interlocutor.

Normalmente, sostenía herramientas que, de una manera u otra, conseguían paliar en parte la violencia de la discusión y dirigirla hacia espacios algo más apacibles, lógicos y razonables. No le costaba demasiado cambiar el rumbo de las embestidas con tácticas artimañas.

Pero aquella soleada mañana de fin de semana, todo se quebró en un suspiro. Mientras intentaba levantarse para hacer frente al colapso de no entenderse, sentía el latigazo de una nueva fusta en el centro de sus entrañas. No lograba reponerse al último golpe cuando ya estaba agachada por la recepción del siguiente. Y asi, era muy difícil rehacer la modélica conversación en la que siempre se había traducido su estrategia de contraataque.

El cuentakilómetros seguía en aumento cuando, dolorida, se hizo aquella pregunta sin respuesta.

Y es que la respuesta no existe o, al menos, no es fácil de cuantificar. No es sencillo ordenar numericamente un sentimiento, encuadrarlo dentro de una escala de valores que determine las distintas modalidades de aguante y, en función de donde te halles, así es tu fortaleza en estas lides.

No hallar respuestas plausibles o determinantes, no le suponía mucho trastorno a su mente abierta a todas las posibilidades posibles...excepto cuando esa posibilidad duele. Ahí, se encerraba en su casa como un caracol y ni aún con unos voluminosos rayos de sol, sacaba los cuernos como decía la canción.

Recluída en su Más Allá, despojada de la capacidad de resolución y latente aquel sentimiento de impotencia, aparcó el coche, se metió en casa y permitió que la calidez y suavidad de sus sábanas hicieran las veces de terapeútica y necesaria tranquilidad. Al menos, desde esa posición, alguna vía de las existentes, lograra la conclusión que amortiguara su desconteto: en cuestiones de corazón (y cuando ese corazón está expuesto más de la cuenta), no hay nada escrito.

Compartir este post

Repost 0
Published by Kora
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de kora-opina
  • El blog de kora-opina
  • : "Porque quien no inventa, no vive"(A.M.M.)...y, en muchas ocasiones, vivo para inventar o invento una vida.
  • Contacto

Cuentos Y Demás...

Micro Relatos